Tips para mejorar o armar tu primer CV (Curriculum Vitae).

El currículum,​ currículo​ o curriculum vitae​ (esta última, hasta 2010, hispanizada como currículum vítae; abreviatura: CV) es el conjunto de estudios, méritos, cargos, premios, experiencia laboral que ha desarrollado u obtenido una persona a lo largo de su vida laboral o académica. Se suele exigir en forma de documento con el fin de justificar la idoneidad de un candidato al optar a un puesto de trabajo. Junto a la carta de presentación, es el documento destinado a presentar en un único lugar toda la información que puede resultar relevante en un proceso de selección de personal o en una entrevista.

El término suele aplicarse en la búsqueda de empleo. En estos casos, el aspirante a un empleo, beca o similar debe presentar un documento con todo lo que ha hecho hasta la fecha, a modo de resumen de sus méritos. Existen distintas formas de presentarlo, pero suelen incluirse los datos personales, formación académica, experiencia laboral, publicaciones y otros datos de interés como pueden ser idiomas, habilidades o competencias, siempre relacionados con el puesto al que se vaya a optar.

Como bien sabes, tu currículum es la llave que puede abrirte o cerrar las puertas para obtener el trabajo de tus sueños. No basta con llenar decenas de hojas con cada actividad y logro obtenido en los últimos años, por eso aquí te decimos cómo hacer un currículum perfecto.

Si quieres pasar el primer filtro de selección, y que la empresa a la que quieres entrar te considere como un posible candidato, es necesario que inviertas mayor tiempo a la elaboración de tu currículum.

Cómo hacer un currículum perfecto:

Ivonne Vargas, especialista en Recursos Humanos y autora de ¡Contrátame!, señala que los errores más comunes al elaborar un currículum son:

Extenderse con datos académicos

Debes olvidarte del formato de currículum que utilizaron tus papás y tus abuelos. A ninguna compañía le interesa en qué escuela cursaste la primaria, y si tuviste reconocimientos por buena conducta y asistencia perfecta. Es indispensable que depures tu historial profesional y hagas una selección de la información relevante. Recuerda que los reclutadores dedican menos de un minuto a cada currículum que reciben, por lo que debes incluir sólo los datos que despierten interés, y haz uso de tu capacidad de síntesis.

No saber priorizar la información

Dado que dispones de poco espacio, cada dato que incluyas debe ganarse su lugar en tu currículum. La información debe estar relacionada con conceptos que despierten el interés del reclutador. Lo mejor es que hagas un breve resumen de tus competencias y des muestra de que cuentas con lo necesario para ocupar el puesto.

Describir funciones más que demostrar hechos

A la hora de redactar el currículum, solemos enlistar las funciones que desempeñamos en cada trabajo, por lo que, si quieres destacar, lo mejor será que menciones los logros y resultados que obtuviste. Es importante que hagas hincapié en el impacto que tuvo tu trabajo en los puestos que ocupaste.

Redacción

Un simple dedazo, error ortográfico o de sintaxis le resta puntos a tu imagen. Así que lo mejor será que le pidas a alguien que revise tu currículum.

Fan de lo genérico

Sabemos que redactar un currículum puede ser pesado, aburrido y lento, pero debes elaborar varias versiones. Cada una debe ir enfocada a la actividad y empresa a la que aplicarás.

Recuerda que el diseño y presentación también son importantes.

Fuente:  por IdeasQueAyudan